Recuerdos...

Hay cosas que no son sólo lo que parecen... la mayoría veréis esta foto y diréis "¡qué cala tan bonita!" y pasaréis a otra cosa...


Mas yo, cada vez que veo una Cala se me ilumina la mirada. Y es que desde que recuerdo, en Mayo: el mes de las flores, llevábamos flores a María en el cole. Y entonces mi padre me traía un gran ramo de preciosas Calas blancas. Y ahí iba yo toda feliz con un ramo más grande que yo.


 Aún es el día, ya habiendo pasado más de 30 años de esto, que cada vez que veo una Cala se me ilumina la mirada como si en un parpadeo pudiera regresar a aquel entonces y viera a mi padre sonriéndome trayendo el ramo... como si aún pudiera sentirme, como si aún estuviera a mi lado...


Y es que a veces, una simple flor es toda una vida de recuerdos en amor... ¿verdad?
Dulces sueños mis Queridos,
Chari Rodríguez