FELIZ 2020

Y otro año queda atrás y recibimos el próximo con un nuevo brillo. Un brillo que surge de bien dentro, como nunca antes había brillado, pues este año ha tocado verse, verse para mostrarse. Así como la vida nos trajo al mundo en esencia: BIEN BRILLANTES, bien bellos.

Y es que este 2019 ha sido un año fuerte, fuerte, fuerte... lleno de dolor, de manipulación, de malinterpretación... de maldad, para qué voy a ponerlo bonito. Y no creo que me esté tomando muchas licencias si me atrevo a decir que no ha sido así únicamente para mí.

Muchas lágrimas derramadas presa de injusticias, de inconformidades, de decepciones, de maldad. Sí y recalco lo de maldad muy adrede pues tras mucha maldad vivida, algo se me reveló como un rayo divino:

"¡Cuánta maldad hay en este mundo para que los humildes de corazón nos sintamos avergonzados, mientras los que dañan se hacen brillar a diestro y siniestro con total impunidad!"

Horrible Espejismo del que gracias a la Vida una y otra vez hemos salido Queridos. Pues sí en verdad es que los malvados se erigen como vencedores en este Espejismo que llamamos Mundo. Y por ello es que la Vida me hace alzar la Voz como nunca antes lo había hecho diciendo: BASTA YA.

Basta de dolor, de rabia y desesperación... esa es la fórmula siniestra, ya no funciona. LA LUZ HA HECHO ACTO DE PRESENCIA... Y VIENE A QUEDARSE

Así que mis Queridos, comencemos este año 2020 brillando como nos corresponde. Con los corazones ardiendo en Esperanza, Fe, Confianza y Fortaleza. Porque de la noche a la mañana la VIDA SE ALZA Y BUSCA VOCES QUE SE ALCEN EN AMOR Y EN PAZ.

Así que con esta conciencia de CAMBIAR, REUBICAR y BRILLAR, la Escuela Espiritual LAR alza su vuelo de nuevo este 2020. Llenos de ilusión y fe en la vida. Llenos de momentos especiales para compartir, para elevar nuestros espíritus, para salir juntos del rincón sombrío en el que esté cada uno. JUNTOS.

¡ALZANDO NUESTRA VOZ PARA QUE SE OIGA CLARO, INCENDIANDO LOS CORAZONES!

Ojalá nuestros Caminos sigan unidos Aquí o Allá, en este Ahora Eterno que une a los corazones que desean AMOR Y PAZ. Desde donde vengas y hacia donde vayas...

¡Que el 2020 sea una BENDICIÓN para nuestra Alma y nuestra Presencia!

Nos seguimos encontrando, escuchando y sintiendo Queridos,

Chari Lar