AGUAMARINA

La serenidad del mar

Aguamarina en bruto_ Grande: 9€

_Mediana: 6,20€

AGUAMARINA, la serenidad del mar

Como su nombre indica, es un pedazo de mar en tus manos

Su Historia

Esta piedra preciosa debe su nombre a las tonalidades azul verduzcas que ofrece en sus variedades. Su composición cristalina le hace una de las piedras preciosas más usadas en joyería. Cuanto más cristalina, más codiciada.

Su Medicina

Su energía es como el mar, calmante, serena... ayudándonos a encontrar nuestra propia armonía en nuestras mareas.

Cuando estamos en contacto con ella, nuestra mente se despeja de tal manera que pareciera que estuviéramos sentados en la orilla mirando el mar. Con esa bastedad ante nosotros que nos ayuda a relativizar las situaciones

Al igual que el mar, su halo es purificador y protector en sí mismo. Justo lo que necesitamos para sanar todo lo que se haya revuelto en nosotros, eso sí, sin prisa... a nuestro tiempo

También su presencia nos pone en contacto con lo más profundo dentro de nosotros, nuestra intuición, nuestra voz interior. Esa que te habla de tus dones.

A la escucha

Meditar con una Aguamarina te ayuda a recuperar tu calma interior, tu Escucha. Te ayudará a pasar esos momentos duros que puedan surgir en tu vida, de la manera más amable para salir de ellos, haciendo que lo bello llegue y el caos se vaya... como las olas del mar. Para ello, colócala a la altura del bajo vientre 22 minutos al día.

Cuando meditamos de forma continuada, nos aporta ese conocimiento interno de sabernos a nosotros mismos en nuestro Poder Interior. Puedes colocarla en el Timo o en el Corazón para sentirla.

Tener una Aguamarina en tu mesilla de noche te ayuda a conciliar el sueño, como cuando duermes cerca del mar

Ten una cerca cuando uses tus herramientas de intuición (tarot, runas, ogham, oráculo,...) y verás una gran mejora en tus capacidades

Cuidados

Su dureza en la Escala de Mohs es de 7,5- 8. No solo admite la limpieza agua y sal sino que es una de las más recomendadas por su relación tan íntima con el mar. También es precioso dejarla en infusión templada- fría de salvia y lavanda durante unas horas, verás cómo sus colores se potencian en contacto con el agua. Si lo prefieres pásala por el humo de la Salvia o del incienso de ruda.